Antes que la muerte te alcance, tienes oportunidades.

De ver la belleza de las rosas.

De evitar clavarte sus espinas.

De ver tu cobardía.

Y asumir que, en lo que tienes más cerca, eres no valiente.

Tratar bien es para valientes de verdad.

Adabuhi