Hay un sentimiento muy común en las personas: el sentimiento de fracaso o de no sentirse útil.

En principio, decirte que eres útil y eres importante. No hagas caso a tu mente. En muchos casos, el sentimiento de sentirte inútil o fracasado te lo han pasado padres y generaciones anteriores para no enfrentarse a lo mismo: su sentimiento de fracaso.

Por eso, cuando estés NO HACIENDO NADA, observa si te sientes no-útil. Y enfréntate a verlo y sentirlo. Luego, comprende que es mentira. Que es la mente la que cree esa idea. Y esa idea, revisa si te la han pasado tus padres y a la vez a tus padres, los suyos.

Por estar aquí, eres valioso/a. Estás aquí por una razón que tu alma y tú profundamente sabes. Si sientes «fracaso» o «inutilidad», no eres tú, en esencia. Son los pensamientos que se han ido transmitiendo. Crees que tienes que «hacer algo» para no sentirte fracasado. Y lo único que tienes que hacer es hacer lo que has venido a hacer y darte momentos de no hacer para no huir de ti.

Cuando HACEMOS desde «huyo de enfrentarme a mí y mis sentimientos», estoy en modo HUÍDA. En modo MIEDO. Observa si haces desde ese lugar.

Cuando estamos un tiempo, por las circunstancias de la vida, o dándonos momentos de NO HACER, y sientes que no estás haciendo nada útil, observa si ese sentimiento es tuyo o «heredado».

En el equilibro y la paz está la verdadera esencia.

Haz y no Haz.

Hacer es necesario y bueno. No hacer también es necesario y bueno.

Comprueba lo que sientes. De dónde viene y descubre cómo te puedes sentir tranquilo/a haciendo y no haciendo.

 

TE INVITO A VER EL VÍDEO

«HACER NO HACER», HACIENDO CLICK AQUÍ.