Hipnosis

¿Qué es Hipnosis?

Es un estado físico y mental en el que mediante una serie de estímulos se bloquea la mente consciente, aunque sigue presente, y se entra en la mente subconsciente. Y una vez aquí, se realiza la terapia.

El estado de hipnosis todos lo conocemos. Es un estado natural. Es ese estado que experimentamos cuando vamos a quedarnos dormidos, justo antes del sueño, un momento entre estar consciente e inconsciente.  O como cuando nos quedamos absortos en algo, y el mundo desaparece, enfocándonos únicamente en lo que estamos haciendo, ya sea escuchando música, el agua de la lluvia o a veces viendo la tv o una película… Esos estados también son estados de trance hipnótico.

El hipnólogo no tiene poderes mágicos. El rechazo hacia la hipnosis nace del simple desconocimiento de ella. No pierdes la conciencia en ningún momento. Es el miedo a creer que perderemos nuestro acto de voluntad lo que provoca miedo a la hipnosis inducida. Este miedo a la hipnosis es un obstáculo para poder experimentarla. En estado de hipnosis uno es consciente de todo cuanto sucede y no harás nada que tú no quieras hacer. Decides voluntariamente. Podrás salir de la hipnosis cuando tú quieras.

No hace falta llegar a niveles muy profundos para obtener grandes resultados con la hipnosis.Con un grado ligero o medio se pueden obtener grandes beneficios, tales como mirar nuestros problemas desde otros ángulos y obtener soluciones inesperadas para nuestra mente. Los casos de grados profundos pocas personas lo alcanzan.

Hay que tener claro que la hipnosis es auto-hipnosis. No accedes a un estado hipnótico o de trance si tú no lo permites o tienes miedo. Todo el mundo que tenga una capacidad mínima de concentración y fijación y coopere con las sugestiones de la persona que guía la hipnosis, puede experimentarla. Si uno no quiere, no habrá medio de ser hipnotizado. Por supuesto, ayuda mucho si tenemos una gran imaginación y capacidad visual. Si crees que tienes una pobre imaginación, cierra los ojos y visualiza el color de tu coche o de tu habitación. Eso es visualizar. Todos podemos hacerlo.

Cuantas más hipnosis hagas, ya sea inducida o no, más fácil y profundas te serán las próximas veces, porque la hipnosis es acumulativa.

El paciente debe de estar tranquilo. La relajación previa es ya de por sí una verdadera terapia para adentrarnos después, en el fin concreto que busque el paciente.

 ¿A quién va dirigida?

A cualquier persona, adulta o no adulta, de más de 12 años, que esté en condiciones mentales sanas. Que quiera y que coopere con las indicaciones del guía de hipnosis.

¿Para qué sirve?

Tenemos un enorme potencial sanador que nos puede ofrecer una valiosa información sobre nosotros mismos. Con hipnosis, es más fácil llegar a ese potencial.

Para la mente subconsciente todo es presente. Lo que has vivido en el pasado, está en el presente. Con ayuda de la hipnosis se puede acceder a memorias que no conocíamos, dícese también de vidas pasadas y de nuestra infancia o gestación. Nuestros recuerdos, vivencias permanecen con nosotros a lo largo del tiempo. Por eso es importante trabajarlos, especialmente cuando nos condicionan o tiene un origen no deseable como pueda ser el dolor ocasionado por una situación traumática del pasado, que está condicionando la forma que percibimos nuestra vida actual. La terapia regresiva a vidas pasadas permiten liberar y sanar ese dolor, esas energías que nos desequilibran. La hipnosis nos da la posibilidad de trabajar vivencias traumáticas como las habidas por ejemplo en el periodo de gestación, ya que las vivencias de la madre pueden ser percibidas y afectar al niño,  tal y como avalan numerosos estudios. También el parto tiene unos componentes emocionales muy importantes que pueden marcar nuestra personalidad a lo largo de nuestra vida, gracias a la hipnosis regresiva se puede trabajar de forma satisfactoria.
Es una excelente herramienta para el crecimiento espiritual de cualquier persona, ya que nos permite tomar un amplio campo de conciencia, hacer mejor nuestro objetivo o misión de vida. En definitiva, saber para qué estamos aquí y qué actividades nos hacen felices en este plano.

La hipnosis se convierte también en una excelente herramienta para dejar adicciones, como puede ser dejar de fumar. Sirve para tratar fobias, dependencias, ansiedad, tristeza, duelos, inseguridad, bloqueos sexuales, traumas, estrés, crecer como personas, baja autoestima, obesidad, insomnio, tartamudez, confianza en sí mismo, motivación, ilusión, habilidades sociales. Y cualquier tema creativo. Ayuda con las enfermedades psicosomáticas así como en el tratamiento del dolor. La hipnosis abarca muchos campos. Es un medio muy eficaz, pero no quiere decir que a través de ella se pueda curar todo. La disposición de la persona es muy importante. El tema a tratar lleva un proceso y cada persona y mundo de ésta es diferente.

El trance hipnótico es un estado ideal para que se produzca el contacto con seres fallecidos más fácilmente

 

¿Qué beneficios se obtienen? ¿Resultados?

Con hipnosis, se provocan cambios físicos y psicológicos en nuestras conductas. Se obtiene un cambio en todo lo que es la conciencia.

En la hipnosis como terapia regresiva podemos conocer y comprender  comportamientos que nos condicionan en el presente, así como su objetivo o finalidad.

Con hipnosis, se enseña a la mente a cambiar nuestras respuestas ante los hechos. Se influye en los mecanismos de comportamientos negativos propios que nos saltan en momentos concretos de nuestra vida y que se nos vienen repitiendo desde muy atrás. Se enseña a la mente a que no cometa los viejos y repetidos errores. Si has recibido de forma repetitiva el mensaje “no vales para nada” y lo viviste con un alto grado de emoción, puedes haber almacenado en tu mente subconsciente la creencia de que no vales para nada. De esta forma, esta creencia saltará en determinadas situaciones de tu vida que tengas que demostrar tu valía y de forma mecánica actuarás  de acuerdo a esa creencia negativa que se mantiene en el subconsciente. La hipnosis es de gran utilidad para que cesen de repetirse actitudes que están registradas en nuestro subconsciente.

Se sana nuestro niño interior.

Para curar las heridas del pasado, es necesario conectar con el niño interior y curarlo.

 

 Contraindicaciones. A tener en cuenta.

No se recomienda en casos de estar bajo tratamientos psicológicos o psiquiátricos. Con algún tipo de psicosis, como esquizofrenia o con las facultades mentales dañadas o alteradas (personas seniles, por ejemplo), quienes no tienen la capacidad mínima de fijación o concentración imprescindible para seguir las indicaciones del guía de hipnosis.

Tampoco está indicado para niños muy pequeñitos ya que no tienen fijación suficiente. Y su desarrollo psíquico tiene que llevar su proceso natural.

A veces, la persona a tratar, o más bien su subconsciente, se resiste a abandonar un estado o enfermedad porque esto supone renunciar también a los beneficios secundarios que esto le aporta.

Los resultados dependerán de cuánto tú decidas explorar, sentir y entregarte con total disposición.

Los cambios más importantes a nivel inconscientes son cuando tú sabes de tu potencial y lo usas. Los beneficios más impresionantes y rápidos suceden cuando te dejas llevar con una decisión interna de «me entrego. Dentro de mí está todo. Confío».

 

 

El inconsciente tiene todos los recursos que uno mismo necesita para su curación 

(Milton Erickson)

 

Sólo quien lo experimenta puede darse cuenta de los magníficos resultados que se obtienen gracias a su gran eficacia y rapidez.

Si no quieres entrar en este estado, no podrás.

Si quieres, podrás.

Eres tú quien lo permite.

4 comentarios en “Hipnosis”

  1. La sesión que tuve con Yolanda fue mi primera experiencia con hipnosis y la verdad es que ha sido una experiencia muy increíble.
    Si bien yo estaba en un momento óptimo para hacerla, ella me ha dirigido muy bien, con dulzura, amabilidad, y expertamente. El resultado pienso que ha sido muy bueno. Me quedé con ganas de más. Muchas gracias Yolanda y espero poder hacer más cosas contigo pronto.

    Responder
  2. Mi sesión con Yolanda fue para tratar un miedo que había nacido en mi a nadar en aguas abiertas.Para mi esto es importante pues practico triatlon y cada vez que tenía que enfrentarme a alguna prueba, suponía un estrés cada vez mayor.Gracias a la sesión y a Yolanda pudimos encontrar el origen de ese miedo.A los tres días tenía un gran reto por delante,nadar en un lago inmenso junto a más de 1000 personas. Misteriosamente, parece que todo se alineó para que yo nadase tranquila y en total libertad en aquel lago. Mi conclusión es que ¡la hipnosis funciona si crees en ello y si estás dispuesto a navegar bajo tus miedos y por supuesto con Yolanda! ¡Mil gracias!

    Responder
    • Gracias Isabel. Eres un claro ejemplo de que «se sana quien quiere ser sanado». No tenías la creencia de que «esto no va a funcionar». Simplemente, era tu primera vez experimentando la hipnosis y te entregaste a ello sin expectativa, sin mente, sin control. Hay personas que tienen la creencia de que no va a funcionar y así es, no funciona. Tú viniste «vacía», con sólo la presencia y tu entrega. Cuando estás abierta y dispuesta a ver «tu sombra», tu «debilidad», tu potencial….. Como tú, tienes ganado mucho camino. Gracias a ti por hacer caso a ese sueño en el que yo te daba la mano :). Gracias por confiar EN TI, en esta fabulosa herramienta, …Y en mí. Eres una maestra admirable.

      Responder

Deja un comentario